Causas de la falta de apetito: Hiporexia y Vitaminas B.

La hiporexia, o pérdida parcial de apetito, puede tener sus causas, entre muchas otras, por falta de Vitaminas B. Conoce formas de contrarrestarla.

La hiporexia, o pérdida parcial de apetito, puede tener sus causas, entre muchas otras, por falta de Vitaminas B.

Haz click aquí para ampliar la infografía.

causas de la falta de apetito infografia

La falta de apetito es un trastorno que puede ser continuo o momentáneo. Puede presentarse en cualquier etapa de la vida y provocar graves consecuencias.

De acuerdo con lo anterior, la hiporexia, en términos generales, se describe como la pérdida parcial del apetito. La anorexia, en cambio, se define como la pérdida total del apetito.

Existen múltiples causas que pueden provocar falta de apetito, ya sea total o parcial:

  • Patológicas, como algunos tipos de cáncer, problemas respiratorios, infección por VIH, problemas hepáticos, hipotiroidismo, infecciones intestinales, algunos problemas cardíacos.
  • Consumo de algunos medicamentos, como los indicados para la quimioterapia o algunos antibióticos.
  • Intolerancia a algunos alimentos.
  • Fisiológicas, como cambios de estación, embarazo, dentición en recién nacidos. Estos cambios, muchas veces, son totalmente naturales, pero es conveniente consultar al médico para excluir otros factores.
  • Psicológicas, cuando se sufre un duelo, depresión, periodos de estrés o de cambio, como quiebres sentimentales, un nuevo trabajo, cambios de casa.

Para detectar las causas del trastorno, el médico puede recomendar distintas pruebas, entre las que se encuentran pruebas de sangre que identifican una posible deficiencia de ciertas vitaminas.

Déficit de Vitaminas B: una de las posibles causas de hiporexia.

En niños, adolescentes o adultos, el déficit de Vitaminas B, entre otras muchas otras causas, puede causar hiporexia.

Si no existen enfermedades asociadas que dificulten la absorción de estas vitaminas, el consumo de alimentos que la aporten puede ser de gran ayuda.

Por ejemplo, las Vitaminas B participan en la metabolización de los alimentos, lo que nos ayuda a obtener energía de ellos.

Además, Vitaminas como la B6 y B12 aportan al correcto funcionamiento del sistema nervioso central y, también, desempeñan un rol fundamental en la producción de neurotransmisores que ayudan al bienestar psicológico y al ánimo.

Por otra parte, el déficit de Vitamina B1 puede asociarse a la baja de peso, algo que agravaría la pérdida por la falta de apetito.

La Vitamina B2al igual que el Hierro, participa en la producción de glóbulos rojos, los que son fundamentales para que las células de todo nuestro cuerpo reciban oxígeno suficiente.

¿Qué hacer para contrarrestar la falta de apetito?

Ninguna de ellas reemplaza la consulta médica ni los tratamientos indicados en caso de enfermedad, sea física o psicológica. Sin embargo, existen algunas maneras que nos ayudan a estimular el apetito.

  • Consumir alimentos ricos en nutrientes y vitaminas, especialmente del complejo B. Para las personas que sufren hiporexia, resulta muy difícil consumir las tres grandes comidas del día, por lo que ingerir estos alimentos puede ayudar a contrarrestar sus efectos. Conoce aquí alimentos ricos en Vitamina B1B2B6 y B12.
  • Realizar actividad física por una hora, diariamente, puede ayudar a estimular el apetito de forma natural. No obstante, es muy importante consumir alimentos que nos aporten calorías para equilibrar las que quemamos con la actividad física.
  • A nivel psicológico, comer en compañía de otras personas también ayuda a estimular el apetito, ya que se transforma en un ritual para compartir con los seres queridos. Por otro lado, cocinar en compañía y buscar preparaciones que estimulen la creatividad, también puede generar un efecto positivo en el apetito.
  • Prácticas como el yoga, la relajación o meditación, además de ayudar como ejercicio, colaboran en controlar el estrés. En la misma línea, las aficiones de carácter artístico también colaboran a disminuir los estados de estrés y ansiedad y, en consecuencia, estimular el apetito.