La tensión por estrés puede causarte dolor muscular.

Te mostramos 3 formas para prevenir el dolor muscular generado por el estrés. ¿Te duele el cuello, los hombros o la espalda? Pasa por aquí.

Te mostramos 3 formas para prevenir el dolor muscular generado por el estrés. ¿Te duele el cuello, los hombros o la espalda? Pasa por aquí.

Haz click aquí para ampliar el resumen gráfico.

dolor muscular por estres infografia

En periodos de cambio es normal que te sientas un poco estresado. Sobre todo ahora, que ya nada es como antes.

El estrés es una reacción normal frente a ciertas situaciones. Sin embargo, si es por periodos prolongados, puede acarrear algunas consecuencias.

Por ejemplo, puede generar dolores de cabeza, irritabilidad, problemas para dormir, ansiedad, entre otros.

Además puede provocar dolor muscular en algunas zonas de tu cuerpo.

El dolor muscular en el cuello, espalda y hombros es muy común por la tensión que provoca el estrés.

estado de animo y actitud

Es válido que te preguntes por qué sientes dolor muscular si no has hecho ejercicio o esfuerzo físico.

La respuesta puede estar en el estrés prolongado y la tensión que genera.

El estrés es una reacción natural, por lo tanto, es muy difícil evitar que se manifieste.

Pero si puedes aprender a manejarlo para que genere menos consecuencias en tu salud física y mental.

¿Cómo identificar si el dolor muscular es por estrés?

Según señala MayoClinic, la tensión o dolor muscular puede ser la manifestación física del estrés.

Cuando esto ocurre, también se puede modificar tu estado de ánimo y tu actitud, manifestándose inquietud y/o arrebatos de ira.

Activa tu cuerpo y respira profundo para manejar el estrés y prevenir dolor muscular.

En primer lugar, no te quedes quieto si te sientes estresado. La actividad física es fundamental para manejarlo.

Pero la actividad física no se refiere solo al deporte, así que si no eres fan del ejercicio, no te preocupes.

actividad fisica

Caminar algunos minutos por un parque o, incluso, dar vueltas por la casa, puede ayudar a relajarte.

Además, si lo combinas con estiramientos y ejercicios de respiración, será más difícil que te gane el estrés.

Te compartimos ejercicios para aliviar la tensión en tu cuello.

Leer artículo.

La respiración es fundamental para despejar nuestra mente.

Cuando estamos bajo estrés, generalmente respiramos “corto y rápido”, lo que no ayuda a relajarse.

Si logras respirar profundo en repetidas ocasiones, verás como lentamente comienzas a relajarte y a calmar tus pensamientos.

Tómate un rato para hacer lo que te gusta.

hobbies

En medio del estrés, es muy común quedarse masticando el mal momento. Esto, lejos de ayudar, solo empeora la situación y genera aún más estrés.

Los hobbies pueden ayudar mucho a distraerte y doblarle la mano al estrés.

Dedícale tiempo a lo que te gusta, sea cocinar, tocar algún instrumento, leer, tejer, pintar.

En general, el estrés nos deja sin ánimo y queremos hacer nada; rompe ese círculo y verás cómo empiezas a sentirte mejor.

Conversa con tus seres queridos.

conversar

De lo que sea, de cualquier cosa que quieras, no solo de lo que te genera estrés.

En ocasiones, el estrés hace que nos aislemos, y por lo tanto, nos quedamos sumergidos en pensamientos negativos.

Conversar con alguien puede ayudarte a liberar la tensión y, de esta manera, sentirnos aliviados física y mentalmente.

Las propiedades de la Cordia verbenacea D.C. pueden aliviar tus dolores musculares.

El aceite esencial de esta planta nativa del bosque brasileño es la base de nuestro antiinflamatorio tópico Cordiaflan.

Indicado para los dolores musculares, Cordiaflan es eficaz y seguro para aliviarlos.

Ya está en Chile: patentado en Brasil y presente en más de 12 países, Cordiaflan puede ayudarte en una gran variedad de procesos dolorosos e inflamatorios musculoesqueléticos:

  • Tendinitis.
  • Dolores musculares.
  • Afecciones inflamatorias asociadas con lesiones de las extremidades, esguinces y contusiones.

Comprar Cordiaflan.

Ir a Pharol.cl

Ten en cuenta: este medicamento no debe ser utilizado durante el embarazo o la lactancia sin orientación médica.

Más consejos para manejar el estrés y favorecer el bienestar.