Alivia tu cuello y el estrés con pausas activas.

Con estos simples ejercicios de pausas activas podrás aliviar los músculos de tu cuello y, además, usar tu respiración para combatir el estrés.

Con estos simples ejercicios de pausas activas podrás aliviar los músculos de tu cuello y, además, usar tu respiración para combatir el estrés.

Haz cick aquí para ampliar la infografía.

pausas activas infografia

¿Cuánto tiempo estuviste hoy frente al computador sin moverte mucho?

Pasar una, dos o más horas sentados sin movernos puede ser perjudicial para nuestra salud corporal… y también mental.

Las pausas activas son técnicas y ejercicios que nos ayudan a recobrar energía, despejarnos, aliviar dolores y mejorar nuestra eficiencia.

Así es, tal como leíste, las pausas activas nos ayudan mucho más que en la parte física.

Además de aliviar nuestros músculos y tendones, también pueden ayudarnos a reducir el estrés, mejorar nuestro desempeño y ser más eficientes.

Detenernos, ponernos de pie y movernos por 3 o 5 minutos, cada 1 o 2 horas, es fundamental para cuidar nuestra salud.

Como indica el Hospital Infantil San José, cuando los músculos permanecen estáticos se acumulan desechos tóxicos que producen fatiga.

El cuello, la espalda y los hombros son los que más se resienten, además de las piernas y brazos.

¿Qué hacer en las pausas saludables para aliviar nuestro cuello? A continuación te enseñamos 3 ejercicios.

Primer ejercicio para el cuello:

ejercicio cuello

  • Suave y lentamente, inclina la cabeza hacia uno de tus hombros.
  • Mantén la postura por unos segundos y, lentamente, con la vista hacia adelante, lleva la cabeza hacia el otro hombro.
  • Puedes repetirlo todas las veces que quieras para aliviar los músculos laterales de tu cuello.

Segundo ejercicio para el cuello:

  • Este ejercicio es muy similar al anterior, pero también ayuda a la zona trasera del cuello.
  • Inclina la cabeza hacia uno de tus hombros.
  • Una vez ahí, mantén la postura y, en vez de mantener la vista al frente, inclina la cabeza hacia adelante.
  • Posteriormente, lleva la cabeza hacia el otro hombro, como describiendo un semicírculo, con la vista hacia abajo.
  • Luego, haciendo el mismo movimiento, regresa al otro hombro.
  • Repite cuantas veces quieras.

Tercer ejercicio para el cuello:

ejercicio cuello

  • Esta vez, manteniendo el cuello erguido, inclina la cabeza hacia adelante y abajo.
  • Posteriormente, de manera lenta y con cuidado, comienza a levantar tu cabeza hasta quedar con la vista hacia arriba.
  • Repite cuantas veces quieras.

La respiración es fundamental para reducir el estrés y sentirnos más tranquilos mientras trabajamos.

Generalmente se dice que la mente controla el cuerpo, pero ¿qué controla la mente?

Aprender a controlar nuestra respiración puede ayudar a relajarnos mental y físicamente.

Respirar es natural y, por lo tanto, generalmente no somos conscientes de cómo lo hacemos.

Pero si le ponemos atención, podremos notar que casi nunca respiramos profundo.

respiración

Al respirar profundo repetidas veces, podemos relajar nuestros músculos y despejar nuestra mente del estrés.

También, si mezclas la respiración con los ejercicios que te describimos, puede ayudar mucho más.

Cuida tu salud: si al realizar los ejercicios descritos sientes mucho dolor, no sigas haciéndolos. En estos casos, acude a un especialista.

Por otro lado, si el dolor en tu cuello o el estrés no se alivian o no se reducen en pocos días, consulta con un especialista.

¿Conoces Cordiaflan?

Es un antiinflamatorio fitofármaco de uso local que actúa para aliviar el dolor asociado con la inflamación de músculos y tendones.

Conoce más aquí.