[:es][vc_row full_width=”stretch_row_content_no_spaces” css=”.vc_custom_1509938151358{padding-top: 0px !important;padding-bottom: 0px !important;background-color: #ef8132 !important;}”][vc_column css=”.vc_custom_1509939222927{margin-top: 2px !important;margin-bottom: -35px !important;padding-top: 0px !important;padding-bottom: -35px !important;}”][vc_single_image image=”1188″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Historia

  1. Pioneros en Chile (1834 – 1867)

Farmoquímica del Pacífico (FQP) nace a mediados del siglo XIX y con ella una parte de la historia de la química y farmacia en Chile. Como toda gran empresa, surge con precursores visionarios y negocios innovadores para la época.

El 24 de Mayo de 1834 el inmigrante genovés Antonio Puccio decide abrir una botica en la ciudad de Valparaíso. En ella se ofrecían novedosos productos importados directamente desde Europa, como lo fueron “la verdadera medicina curativa de Mr. Lerroy”, producto del Laboratorio Lequoy Cottin y el Rob antisifílico de M. Givaudeau de St. Gerbais ambos de origen francés, siendo este país su principal distribuidor.

La gran apertura del negocio no pasó desapercibida y en el diario el Mercurio se escribió: “Antonio Puccio, profesor de Farmacia, avisa que ha abierto una botica y droguería en San Juan de Dios, cerca de puente; y espera tanto por la buena calidad de sus medicinas, como por su esmero y atención merecer el favor del público”. Esta descripción marcaría la esencia de FQP hasta el día de hoy.

Con el paso del tiempo el negocio se expandió abriendo una nueva sucursal en Santiago en 1843. También se concretaron sociedades que ayudaron a extender el alcance de la empresa a distintas ciudades e incluso consiguiendo llevar productos a Lima en Perú.

  1. Adaptándose al contexto de Chile (1868 – 1893)

Al retirarse Antonio Puccio del negocio la empresa cambió de dueños. Como parte del proceso de expansión de la república de Chile, muchas empresas fueron administradas por alemanes debido a su gran espíritu de trabajo y visión creadora. Así FQP pasó a manos germánicas, lo que agregó a Alemania e Inglaterra como proveedores de medicamentos y materias primas.

En este periodo la administración corría por el señor Jorge Fabián, miembro de la Sociedad de Farmacia de Chile (creada el 5 de agosto de 1859). Este organismo buscaba enaltecer la profesión y velar por las buenas prácticas de la misma. Debido a este lazo, el sello impuesto por el Sr. Fabian fue transmitir a la gestión de la empresa el carácter educativo y cultural, tanto con sus miembros como con sus clientes.

La gran participación de alemanes en la empresa acentuó un sello de calidad que llevó a FQP a ser una de las casas farmacéuticas más prestigiosas y conocidas del país. Tal fue su importancia que en el año 1883, junto con un grupo de empresas del rubro industrial fundaron la SOFOFA, asociación que fomentaría la industria local y que hasta el día de hoy tiene un gran impacto en el quehacer privado y público.

  1. A la vanguardia industrial (1893 – 1928)

En esta época Chile ya se constituía como una nación políticamente independiente y reconocida a nivel mundial, Pero aún existía una dependencia económica muy grande con Europa. Al estallar la Primera Guerra Mundial se impulso la creación del salitre sintético, por lo que la opción natural extraída en Chile cayó bruscamente. Además, debido al conflicto, las importaciones se vieron afectadas por lo que se buscó mercados en Estados Unidos y Japón.

Con lo anterior, para apalear esta crisis, FQP fundó la primera fábrica de productos farmacéuticos en Valparaíso, paso que ayudaría de sobremanera a la independencia industria de Chile. Este concepto se plasmó al incluir la denominación “18” en sus productos, haciendo relación con la fecha de la independencia política de Chile.

Este sello se convierte en un símbolo que garantiza la pureza y dosificación exacta de los medicamentos, que nada difieren de los producidos en el extranjero. Durante esta época productos como Riñol 18, Maltan 18 o Jecorina 18 son ampliamente conocidos, permitiendo que muchos chilenos puedan acceder a medicina de calidad reconocida y respetada por el cuerpo médico y farmacéutico.

Paralelo a estos avances en el año 1920 comienza a circular a nivel nacional la revista Almanaque “18”, guardando relación con la marca de los productos. El objetivo de esta revista era entretener y culturizar a la sociedad chilena, que se mantuvo hasta el año 2000 con una sólida presencia en el área de la farmacia.

  1. Nacionalización de la empresa (1928 – 1942)

La gran depresión de 1929, que sacudió a todo el mundo, afectó a todas las áreas productivas en Chile. Para combatir las consecuencias de esta crisis y apoyar el desarrollo industrial Chileno en 1939 el gobierno creó la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo). Este organismo apoyó a FQP en ampliar la elaboración de preparados farmacéuticos, drogas y productos químicos.

Durante este periodo ingresan capitales chilenos a la empresa, los que ayudan a nacionalizar la organización. Junto a ello FQP contaba con más de 800 colaboradores y sedes en todas las ciudades más importantes del país y a Corfo como miembro y participe de la misma.

  1. Historia contemporánea de la empresa (1942 – 1998)

Con el fin de la segunda guerra mundial, la industria impulsada por FQP probó ser muy eficaz para enfrentar crisis externas lo que permitió poder invertir en desarrollo productivo de las décadas siguientes. La Corfo jugó un rol fundamental en el proceso de expansión de la compañía.

En el año 1948 el Sr. Arturo López Pérez compraría las acciones de Corfo y de otros accionistas, lo que terminaría con la administración alemana de la empresa. Estas acciones para el año 1987 fueron adquiridas por el Sr. Mario Astorga Cartes, ex ministro de agricultura y bienes nacionales del presidente Carlos Ibáñez del Campo, lo que trasladó la propiedad de la empresa a su familia.

En este ciclo FQP logra representar a casas farmacéuticas internacionales como Merck Sharp y Dome, Elly Lilly, Norwich Eathon, entre otras. Además logra liderar en prácticamente todas las líneas terapéuticas en las que participó.

Para fines de la década de los 90, la crisis financiera desatada en Asia repercute profundamente a la empresa, por lo que debe asumir un proceso de quiebra.

Gracias al posicionamiento de sus productos, apoyo de los clientes y a pesar de tener que desprenderse de gran parte de sus bienes, recuperó la viabilidad de su existencia y se determinó su continuidad de giro, es decir, se logró defender su esencia y productos, permitiendo así el resurgimiento de la empresa.

  1. Renacimiento y nuevos horizontes (1998 – 2015)

La crisis asiática dejo una lección muy importante en la sociedad chilena, así como en FQP, de cómo se deben controlar los gastos e inversiones. Con el nuevo panorama FQP se rearmó para enfocar sus esfuerzos en mantener vigente sus productos y licencias, enfocados a la salud de la sociedad chilena.

La amplia trayectoria y nobleza de sus medicamentos hacen que hoy FQP se encuentre en un proceso de expansión y recuperación de la relevancia histórica que ha tenido en Chile. Su foco se encuentra en pediatría, psiquiatría, ginecología y geriatría. Sus productos están disponibles a nivel nacional en todas las farmacias del país y a través del sistema de salud público.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][:]